jueves, 9 de octubre de 2008

Mostrar una sonrisa


"No es arquitecta, ni albañil, ni trabaja en nada relacionado con la construcción... No al menos en el sentido que todo el mundo cree. Sin embargo, ella sola, como puede, va construyendo un pequeño muro alrededor de su corazón. Un muro que hoy, y mañana también, es y será un poco débil, porque las heridas están recientes, pero que poco a poco se fortalecerá, como ya hizo en una ocasión y evitará que, de nuevo, entre ese sentimiento.
No es fácil tampoco. La conciencia tiene que imponerse, hacer notar que no es adecuado. Que hay que olvidar, hay que seguir adelante.
Quiere protegerse del mundo."

Quizá así, oprimiendo me sienta mejor. Quizá sólo así, ocultando mis sentimientos, y evitando que entre de nuevo, olvidando...
No me importa fingir delante de los demás. Mostrar una sonrisa que oculte todo lo que me pasa por dentro, que evite que los demás se fijen en el pequeño muro que construyo únicamente para protegerme.
Creo que estoy cumpliendo mi objetivo de ayudar sin pedir nada a cambio, y de ahora en adelante me centraré en ello. Ayudando a los demás, porque la única ayuda que puedo darme es la de esconderme, y no creo que sea la salida más adecuada ni la que me llevará a un camino mejor.
Porque soy la persona más débil que conozco, porque no sé qué hacer, porque sé que me lo merezco en cierto modo, porque no me pasa nada del todo bueno... Sé que mostrar una sonrisa es la opción adecuada.
Una sonrisa que sólo sirve para reforzar mi muro.


1 comentario:

Natsu dijo...

¡Uka! No oprimas tus sentimientos... Una sonrisa puede que te ayude a forjar un muro, a que los demás no se den cuenta de que te pasa... Pero a mi siempre me gusta poner una sonrisa ante mis amigos.. Aunque este triste, no quiero que ellos se sientan mal por mi culpa, no quiero que ellos se preocupen por mi, definitivamente no quiero que el día se arruine por mi culpa, a demás si lo oculto primero con una sonrisa se me irá olvidando.. y al final lo pasaré bien.. (Otia! La biblia!) Amén. Sigue luchando y no te rindas.

Byee, Natsu