sábado, 13 de diciembre de 2008

Un secreto

Son tantos los recuerdos que conservo de aquellos años en el St. Patricks, que incluso hoy me sorprendo a mí mismo sonriendo ante las ocurrencias de Ben y las fantásticas historias que compartíamos en el Palacio de la Medianoche. Pero quizá, de todas aquellas imágenes que se resisten a perderse en la corriente del tiempo, la que siempre he recordado con más intensidad era la de aquella figura que tantas veces creí ver al anochecer en el dormitorio que compartíamos casi todos los chicos en el St. Patricks. 
Fue allí, en aquella sala desangelada, donde tantas veces me pareció ver aquella pálida luz cruzar la habitación. La silueta evanescente de una mujer envuelta en mantos de luz espectral se inclinaba lentamente sobre la cama en la que Ben dormía profundamente. Yo luchaba por mantener los ojos abiertos y creía ver a la dama de luz acariciar maternalmente a mi amigo. Contemplaba su rostro ovalado y transparente envuelto en un halo brillante y vaporoso. La dama alzaba los ojos y me miraba. Lejos de sentir miedo, yo me perdía en el pozo de aquella mirada triste y herida. La princesa de luz me sonreía y luego, tras acariciar de nuevo el rostro de Ben, su silueta se desvanecía en el aire en una lluvia de lágrimas de plata.
Aquél fue el único secreto que nunca compartí con nadie, ni siquiera con Ben.



El Palacio de la Medianoche
Carlos Ruiz Zafón


4 comentarios:

Anónimo dijo...

AMO-ESE-LIBRO ♥

Uka dijo...

Yo también =D

Deih dijo...

uguuuu!!!! este libro no veas como moló xDD ese y el Príncipe de la Niebla son los dos mejores libros que nos han podido mandar para leer en clase xD

Uka dijo...

Yo me lo he leído ya tres veces x).
Un año antes de la de clase, la de clase y otra xD