sábado, 18 de abril de 2009

Los niños que no parecen simpáticos

-Los otros niños. Has dicho que no parecen nada simpáticos.
-Es verdad.
-Pero ¿qué otros niños? ¿Dónde están?
Bruno sonrió y le indicó que lo acompañara. Ella resopló y siguió a su hermano (...). 
-Están ahí fuera- dijo Bruno, mirando por la ventana (...).
Gretel se había detenido en el umbral; se moría de ganas de mirar también, pero algo en el tono de Bruno y en el modo como miraba la puso nerviosa. Su hermano nunca había conseguido engañarla y suponía que tampoco la estaba engañando en aquel momento, pero algo en su actitud la hacía dudar sobre si de verdad quería ver a aquellos niños. Tragó saliva, ansiosa, y rezó en silencio para que volvieran a Berlín en el futuro inmediato y no pasado todo un mes como había apuntado Bruno.
-¿Qué?- dijo el niño al volverse y verla plantada en el umbral, estrechando su muñeca-. ¿No quieres verlos?
-Claró que sí-replicó ella, y avanzó con paso vacilante.

    Hacía una tarde radiante y soleada, y el sol salió por detrás de una nube en el preciso instante en que Gretel se asomó por la ventana; pero un momento más tarde sus ojos se adaptaron a la luz, el sol se ocultó de nuevo y la niña pudo ver exactamente a qué se refería Bruno.



El niño con el pijama de rayas
John Boyne


2 comentarios:

June Harmon Gibbs dijo...

¿Oh, te lo estás leyendo? La verdad es que es un libro precioso, aunque eso sí...Es algo fuerte, como ya ves.
Se mezcla la inocencia del niño con la crudeza del holocauso nazi.
Espero que te guste tanto como a mí ^^

Uka dijo...

Sí, por fin lo estoy leyendo. Entre unas cosas y otras no he podido comprarlo y estaba esperando a que alguien me lo dejara.
Lo he denominado libro del año =D. Me encanta, y seguramente lo comente en alguna entrada.
¡Gracias por el comentario!