jueves, 27 de agosto de 2009

Ese otro ritmo

Echo tanto de menos el ritmo acelerado del pueblo.
La gente, una vez allí, desea volver para relajarse. Pues yo me quedaría ahí para todo lo contrario.
Mis actividades eran:
Levantarse, desayunar y salir.
Llegar, comer, ponerse el bañador y salir.
Llegar, ducharse, cenar y salir.
Era un movimiento continuo. Incluso en casa. Subiendo y bajando escaleras, cruzando el patio, yendo de un lado para otro buscando toallas, ropa o el móvil.
Sin internet, sin ordenador, sin aire acondicionado.
Qué vida.

3 comentarios:

Hoshi dijo...

Jo, pues a mí me gusta más eso que estar en mi casa muerta del asco...
En la casa a la que yo voy en verano no hay dos pisos, pero si un patio bastante grande, y me lo paso pipa.
¡Saludos!

PD: La peli de mi entrada es "La espada mágica".

Deih dijo...

mmmm la verdad que a mí me ocurría algo parecido tb los primeros años d ela urbanización que nos bajabamos todo el rato, aunque no tuvieramos piscina ni nada xDDD a las diez estabamos todos abajo jaja

La verdad que tb hecho un poco de menos esa sensacion

Sae T. Lawliet dijo...

Yo no la hecho de menos.
Me encanta vaguear xD
PD: Bonita plantilla de blog ¿La has hecho tú? O_O