jueves, 11 de febrero de 2010

Un poco de color en unos días grises

Cada día es una presión constante. Casi no podría describirlo.
Porque viene de todos lados y de ninguno a la vez.
Porque es por mí, y por todo.

Aunque tú no estés de acuerdo conmigo...
Pero una simple mirada, una de esas miradas que intento evitar, ayudan.

Y un cruce de palabras, por simple que sea, me alivia y hace que vea todo desde una perspectiva más optimista.

Ahora es cuando me siento más estúpida que nunca.

1 comentario:

Gâteau dijo...

vaya, parece que no estás pasando por uno de tus mejores momentos. Lo único que puedo decirte (desconociendo tus circunstancias personales) es que intentes animarte porque, al fin y al cabo, nunca nada es tan grave como a nosotros nos lo parece.
Un verdadero placer verte aparecer, aunque sea esporádicamente.