martes, 31 de mayo de 2011

Destinados

Holita vecinitos.
Sé que Silhouette escribió el domingo una entrada (que yo he leído hoy x'D) acerca de la casualidad y el destino, a partir de algo que yo escribí en mi blog en inglés y que podéis leer aquí. Y también me gustaría expresar mi opinión al respecto, espero que no os moleste.
Bueeeno. Hablaré del destino, sí. Pero antes os diré que mi mente es, y ha sido siempre, un patiburrillo de cosas imprecisas y nunca he sabido por qué decantarme. Así que nunca he sabido si creía o no en el destino, y cómo no me aclaraba ni conmigo misma, simplemente dejé de planteármelo creo, aunque tendría épocas en las que creería y otras en las que no, ni lo recuerdo. Hasta algún momento de mi vida que sabría decir, en el que me di cuenta que el destino no era más que un elemento más cultural. No sé si proviene de los romanos, de los egipcios o de la Atlántida, pero sobre todo es la religión (de verdad corregirme si me equivoco) la que lo defiende. En el caso del cristianismo por ejemplo, Dios sería el que determina los destinos humanos, porque es quien traza el principio y el fin del mundo, así que por mucho que quieras no puedes escapar a lo que Él dice. Es por eso por lo que no creo en ello. No hay ningún tipo de deidad, ni fuerza suprema, ni leches que decida que vas a elegir eso y no lo otro en la vida. Simplemente lo eliges tú, en función de las circunstancias, del momento en el que te encuentres, de tus sentimientos en esos momentos; de manera que si te encontrases en otra situación y tuvieras que tomar la misma decisión, a lo mejor elegirías algo completamente distinto. En todo caso, lo único que influiría sobre tu "destino" por llamarlo de algún modo, sería la sociedad, pero eso es otro tema.

Pero es cierto que muchas personas confunden el destino con la casualidad, y tengo una amiga que es muestra de ello. No diré nombres (pero podéis llamarla Pepita), y puede que la situación os parezca absurda y tonta, pero es real, os lo aseguro. (Bah ya esto es por entreteneros un poco xD) Resulta que el año pasado, durante las fiestas de mi ciudad en Septiembre, estábamos todas mis amigas y yo en plan: "Vamos a hacernos amigas de chicos guapos". Bla, bla, bla xD. Curiosamente nos topábamos muy a menudo y durante varios días con un grupo de chicos de nuestra edad, y una amiga conocía a un par de chicos y le dijo a Pepita: "El de verde es perfecto para ti". Desde entonces nos cruzamos con el chico muchas veces en la calle, resulta que vive o entrena o no sé qué hace, cerca de la autoescuela donde trabaja mi amiga Pepita, así que ella lo ve todos los días, y al parecer se lo encuentra hasta en el Mercadona. Y va y me dice que es el destino. Me meo. Simplemente da la casualidad de que mi ciudad no es especialmente grande, así que quieras o no, te encuentras al mismo tipo de gente, de nuestra edad, por los mismos sitios, porque hay tres lugares contados a los que puedes ir para "entretenerte" o como punto de quedada: la estación, el parque, el Carrefour. Y si vive en frente de la autoescuela, no es más que una casualidad de la vida, y más tratándose de un barrio nuevo.
¿Qué pensáis?

3 comentarios:

Lit Shone dijo...

Eso es, has dado en el clavo, el destino los que creen en él, es porque "Dios ha deidido que tiene que ser eso así". Y no creo que eso tenga por qué ser así. Es verdad que a veces no podemos elegir lo que nos sucede pero siempre tenemos que tomar distintas decisiones porque nosotros somos las que las elegimos, no ellas a nosotros.

Silhouette dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Curiosamente, me pasó exactamente lo mismo que a ti con lo del destino, dudé un tiempo hasta que me di cuanta de lo que era y de dónde salía y dije "¡Destino mis cojones!". Y, por supuesto, las circunstancias influyen una barbaridad a la hora de tomar decisiones (que me lo digan a mí).
Por cierto, me he muerto de risa con lo de "Vamos a hacernos amigas de chicos guapos!" xDDDDDDDDDD. Qué bueno.

¡Saludos!

Uka dijo...

@Lit Shone: Sí, es que básicamente la religión (en nuestro caso la cristiana, a no ser que haya alguien por aquí que no lo sea) ha influido en toda nuestra vida y cultura, hasta en cosas que no podemos ni imaginar seguramente. Y sí, hay cosas que surgen inesperadamente, pero hay poco que no se pueda elegir =).
@Silhouette: LOL con lo de "mis cojones". Claro que sí. Personalmente estoy segura de que no hubiese decidido cambiarme de instituto para terminar el Bachiller si no hubiese sido por unas cosillas que ya os contaré en una entrada. Jaja, lo peor de todo es que básicamente, fue así xD.

Gracias por vuestros comments ;3.