martes, 1 de noviembre de 2011

Macedonia de impresiones

Me siento mal. Conmigo misma y el minúsculo fragmento de universo que me rodea. No me entendais mal, no soy una desagradecida, y no puedo negar que tengo lo que quiero y necesito. Aunque no se lo diga a mis padres, a mis amigos o cualquier otra persona que colabore en ello, sé que la mayoría de las cosas que tengo, se lo debo a otros.
Pero es que últimamente mi mente es un patiburrillo de cosas, sentimientos y emociones encontradas que no soy capaz de poner en orden. Y no me siento tan afortunada como pensaba que iba a sentirme en esta época del año, hace apenas unos meses. Realmente no me puedo quejar: superé mis exámenes finales, terminé Bachillerato con muy buenas notas, y sobreviví a una Selectividad inquietante, también con buenos resultados. Tuve la suerte de irme de viaje a Londres con el instituto, una ciudad que siempre quise conocer, pero además pude acercarme un poco al Stonehenge, algo que nunca pensé que llegaría a ver más que en fotografías. Me aceptaron en la universidad que quería, en la carrera que quería, en el turno que quería. Y sin embargo no sabría decir si realmente estoy a gusto con ello.

Desde hace ya bastantes años, he querido estudiar esta carrera. Pero desde que empecé (quizá simplemente lo hice con mal pie) hace casi dos meses, no estoy segura de mi elección. No sé qué pensar, si es que las ciencias que en tal alta estima he tenido siempre no son realmente para mí, si no estoy preparada para el, llamémoslo así, sacrificio que supone estudiar una carrera de esta rama, o si he estado engañándome todo este tiempo. Siempre me han gustado (quitando las matemáticas), y aunque ha habido veces durante los dos años de Bachillerato en las que pensé en tirar la toalla, de una manera u otra, seguía adelante. Lo que no sé es si puedo seguir con ello. No sé si sería feliz estudiando otra cosa, si realmente me llenaría más. O es simplemente que le doy vueltas a todo, que estoy decepcionada y no sé cómo expresarlo.
No me entusiasma nada. No estoy aprendiendo nada nuevo, no me están inculcando valores que creía que inculcaban. Y no es porque los necesite, sino porque de una manera u otra, sí que necesito escucharlos de miles de personas para saber que otros piensan igual, que todos estamos en el aula por lo mismo, que me confirmen que estoy en el lugar adecuado.
A veces culpo a la gente de mi clase, que quizá sean los más inocentes de todo esto. De los 80 que podemos llegar a ser, 70 están ahí sentados, cerca mía, de casualidad. Son los Rebotados. Personas que no pudieron alcanzar nota suficiente para estudiar Biología, Veterinaria o Bioquímica. Y están ahí, haciendo bulto, y quién sabe si no están más decepcionados aún que yo, por ejemplo. Porque al fin y al cabo, yo fui quien elegí esta carrera, esta universidad. Tenía mis motivos y los mantengo, soy fiel a todo eso. Lo que ya no me convence es la actitud de los demás, ni la mía propia.

No sé ni cuál es mi verdadera opinión ni cómo me siento al respecto.
Sólo espero que el tiempo hable.


(Para los que os pregunteis: sí, la foto la hice yo. No es la foto más chachi del Stonehenge que habreis visto en vuestra vida, pero a mí me encanta. Me encanta el monumento en sí, así que creo que ahí está la clave.)

4 comentarios:

Aquarela dijo...

Yo no sabría muy bien qué decirte. Pero voy a optar por lo que creo más oportuno. Céntrate en tí. Lo que importa es lo que sientas tú. Si hay gente que hace bulto no te dejes llevar por eso. Estoy segura de que llegará un momento en el que sabrás cual es tu lugar. En el que sentirás el camino. Como tu has dicho, el tiempo hablará.

Kuru dijo...

Todos tenemos momentos en los que nos sentimos más perdidos que un skinhead en una biblioteca. Y todos tenemos bajones. pero en eso consiste la vida, pardiez. En superarlos y tirar p'alante. Por lo menos, eso es lo que me dijeron la última vez que me deprimí y me dieron una colleja.

A lo mejor necesitas una jornada de reflexión, pero sin carteles de propaganda política a lo bestia. En fin. Es que no sé qué decir. Me quedo desarmado ante este tipo de entradas. Para los cacaos (o macedonias) mentales, lo mejor es pararse a pensar y ver dónde estás y p'a dónde quieres ir.

Un saludo.

P.D: ¿¡Has estado en Stonehenge!? ¡AAAAARG! ¡Sólo por ello te odio! En fin. Ahora sí que me despido. Patatas. Que los saludos están mú vistos.

Kuru dijo...

Jos. El comentario no me ha salido más largo porque no me he empeñado... Aprovecho para decirte que la foto sí que mola.

Light Shine dijo...

En dos comentarios ya te lo han dicho todo, pero no te sientas mal por la gente que está ahí metida por meterse.
Si a ti te gusta la carrera y era lo que querías estudiar adelante, seguro que puedes, para eso has hecho el Bachillerato que querías, que has conseguido superarlo.
Así que si has podido con eso, puedes con la carrera y todo lo que te propongas.

Si la elección ha sido la adecuada, no lo sé, hay que aprender a convivir con la dudas y que el tiempo nos diga si hemos elegido bien o mal. Y mucho ánimo.