domingo, 4 de diciembre de 2011

Quién sabe.

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo.
No sé qué me ha pasado esta vez, que todo ha pasado frente a mis ojos sin que yo apenas fuera consciente de ello. Quizá para bien, o quizá para mal, quién sabe. Pero estamos a menos de dos semanas de Navidad y por algún motivo lo siento extraño. Tengo ilusión por estas navidades en realidad. Quiero que sean especiales, pero esto no depende sólo de mí.

Han sido unos últimos cuatro meses raros. Parecía que el verano no quería separarse de nosotros, y que el frío gélido que se te cuela en los huesos, propio de Noviembre, estaba perezoso y no ha llegado hasta hace apenas unos días.

El mundo está loco. Y el tiempo, hablando.

1 comentario:

Aquarela dijo...

Para mi también ha pasado muy rápido. Pero lo estoy disfrutando al máximo. Ya huele a navidad. Creo que el tener ilusión, es más, el querer tener ilusión, sí depende de tí. Todo lo que tienes que hacer es caminar un rato, sola, y descubrir, no cerrar los ojos ante nada.