domingo, 29 de enero de 2012

Comidas sanas

Hoy he comido tortilla de patatas. Y me encanta ponerle mahonesa, sobre todo si la cocinan mis padres. Hoy no ha sido una excepción, pero me he echado de más. Cuando había engullido más de la mitad, me he dado cuenta de que me iba a sobrar mahonesa. En ese momento, mi madre iba a echar un poco en el plato de mi hermana, directamente del bote. Obviamente, con el montículo que tenía yo había suficiente tanto para mi hermana como para mí, y en el caso de que ella quisiera más (acababa de empezar su porción de tortilla), siempre podía echarse un poco más.
Entonces le he dado el plato a mi madre, con la intención de que cogiera una cucharadita para mi hermana. Pero al devolverme el plato, no os imagináis cuán grande ha sido mi sorpresa (y qué cara de imbécil he puesto) al darme cuenta de que mi madre me había dejado sin nada de mahonesa. Y a todo esto mi padre descojonándose de la situación.

Si a eso le añadimos que más tarde mi madre ha llamado "freskis" a los "chonis" os podéis imaginar que la comida ha tenido un ingrediente más sano que los alimentos frescos: la risa.

2 comentarios:

Light Shine dijo...

Momentos en los que nos quedamos con cara de poker, pero las risas (OJO, que se rían de la situación, no de ti) del momento no tienen precio :D

Silhouette dijo...

Qué trollaza tu madre xDDDD.