domingo, 18 de noviembre de 2012

Y sin embargo, no sé. No sé sentir sin pensar, y cuando pienso no siento. Pero duele pensar en que posiblemente sólo hay una solución. Ojalá que no fuera una opción. Que nunca hubiera sido una opción.

No hay comentarios: